sábado, 31 de diciembre de 2016

A pocas horas...

Leo casi todo lo que cae cerca de mis manos, guardo mis recuerdos y lo que me interesa en papeles y papelitos que escribo en mis diarios y en libretas de bolsillo que siempre llevo conmigo...
Y un día sorpresa!!!
Comienzo a hilvanar todas esas historias. Hay mucho que contar, aunque sólo sea para nosotros mismos y eso me agrada...
 
Sobre la mesa del comedor encuentro un Libro de Salvador Minuchín, que mi hija ha dejado pues está haciendo un trabajo, lo comienzo a leer y me parece interesante.
En el capítulo II "Una familia en formación" dice: La familia es una unidad social que enfrenta una serie de tareas de desarrollo. Estas difieren de acuerdo con los parámetros de las diferencias culturales, pero poseen parámetros universales. Este aspecto común de las situaciones de la familia fue expresado en forma ilustrativa por Giovanni Guareschi:
 
¿Por qué hablo tanto acerca de mí, de Margherita, de Labertino y de la Pasionaria?
En verdad, en nosotros no hay nada excepcional: Margherita no es una mujer poco común, ni tampoco Labertino y la Pasionaria son niños extraordinarios.
Existen cien variedades diferentes de la uva, de la blanca a la negra, de la dulce a la amarga, de la pequeña a la grande.
Pero si se extrae el jugo a cien racimos de uva de variedades diferentes, lo que se obtiene es siempre jugo de uva. Si se exprimen uvas, nunca se obtiene nafta, leche o limonada.
Y lo que importa es el jugo, en todas las cosas;
Y el jugo de mi familia es el mismo que el jugo de millones de familia ordinarias; puesto que los problemas básicos de mi familia son los mismos que los de millones de familias: se originan en una situación familiar basada en la necesidad de adherir a los principios que constituyen la base de todos los hogares corrientes.
 







 
Gracias por enseñarme a ver lo que tenías dentro de tu corazón, tu alma, compartir tu sentimiento, tus miedos de la vejez y la soledad, tus propias contradicciones en esos largos, hermosos y también difíciles y contradictorios 11 meses de ese 2013 y 2014...
Gracias por querernos tanto y estar en toda nuestra vida, no sólo en los buenos momentos sino en los menos buenos también. Por trasmitirnos tu fe y esperanza. No es fácil para el que migra mantener los pensamientos y sueños, los recuerdos y la memoria, los afectos de la familia y los amigos que  van cambiando y se van diluyendo con el tiempo...
Estarás en nosotras y en todas partes en las que el corazón y no la razón nos permita ver y más!!!

2 comentarios:

alma gámez dijo...

La familia, mi querida Mirtya... Ese manantial de dudas y esperanza infinita. De calidez incondicional. Sustento y regocijo, ternura y felicidad. Un abrazo.

alma gámez dijo...

La familia, mi querida Mirtya... Ese manantial de dudas y esperanza infinita. De calidez incondicional. Sustento y regocijo, ternura y felicidad. Un abrazo.